15. Reivindicacion Urgente Necesita la Sierra
15. Reivindicacion Urgente Necesita la Sierra
PATINHOEDICIONES (ARTICULOS PUBLICADOS)
1 Desabastecimiento y Organización
2. Desarrollo Rural y Capacitación”
3. Los Fondos y las Comunidades Campesinas
4. Leyes y Desarrollo
5. Agronomía: 25 años
6. Los Recursos Naturales
7. El Contrabando y los Subsidios
8. Los Subsidios y la Producción Agropecuaria
9. El Agro y la Política del Avestruz
10. Educación y Conciencia Regional
11. La Informatica y el Agro Regional
12. Agro: Dura realidad
13. Democratizar la democracia
14. ¿Respuesta a un pueblo en su anversario?
15. Reivindicacion Urgente Necesita la Sierra
16. ¿Democratizar el gobierno o el estado peruano?
17. Regionalización, Reto y Lección
18. De la frialdad de los números a la frialdad de los intererses
19. La Zona de Tambogrande
20. Huarmaca: Historia y Rencuentro”. Diario El Tiempo. Suplemento SEMANA. 03/02/2002.
21.“Huarmaca: Historia y Religiosidad”. Diario El Tiempo. Suplemento SEMANA.

22. Cuando la mujer toma el chicote -Comité Femenino de Ronda Campesina de San Juan
23. Lo que todo a candidato a presidente no debe olvidar
24. Cinco Opciones para Elegir I
25. Cinco Opciones para elegir II
25. SANTA ROSA Y VILCAZAN
26. Bemoles del FONIPREL
COMPILACION EDITADA/“Elaboración de Metodologías Alternativas para la Formulación del Plan de Desarrollo y Presupuesto Municipal Distrital con Participación Popular”.
ARTICULOS NO PUBLICADOS
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
REIVINDICACION URGENTE NECESITA LA SIERRA

La sierra, en el ámbito regional ha sido largamente postergada en el logro de los beneficios del desarrollo y la modernización, y en términos referidos a los espacios serranos regionales la situación hasta ahora no ha cambiado en lo esencial. La sierra de nuestra Región Grau representada por ls provincias d Ayabaca, Huancabamba y Morropón, desde tiempos inmemoriales y más recientes, que aún recuerdan nuestros padres y abuelos, proveyó a la costa de una serie de productos alimenticios de origen agrícola y pecuario, asegurando así el sustento de la población. Fue la sierra entonces la despensa obligada de los áridos desiertos costeños en épocas cuando aún no existían las grandes irrigaciones que hoy permiten la realización de una actividad agropecuaria intensa.
Sin embargo nos preguntamos: ¿que ha recibido la sierra como contraparte a los ingentes beneficios que produjo y produce?, y decimos produce porque las cuencas hidrográficas que suministran el líquido elemento que hace posible la producción a gran escala de una serie de productos agrícola y pecuarios, tanto de consumo interno como de exportación, están ubicadas en los ámbitos geográficos serranos, la respuesta a la pregunta planteada es necesariamente desalentadora; sino echemos un vistazo
La situación es muy grave, pues existe actualmente una gran crisis económica, cuyas consecuencias sociales saltan a la vista, reflejándose en un alto grado de analfabetismo, desnutrición, migración, etc., ; en suma, pérdida de los niveles mínimos de vida de la mayoría de la población que vive en la sierra y además, como consecuencia adicional e igualmente grave, la agresión intensiva sobre e débil equilibrio del ecosistema serrano, acción a la que cada día, con el olvido sempiterno, empujamos a nuestros congéneres.
A manera de explicación veamos porque:
Los campesinos serranos siempre han sembrado y siembran sus productos agrícolas, los cuales vendieron y venden a precios que generalmente impusieron e imponen los intermediarios, que son quienes finalmente se apropian de las ganancias que le corresponden al productor; en consecuencia este último, cada día más empobrecido, necesita cosechar más para poder sobrevivir. Como la productividad no es un concepto que se ejercita en las zonas de nuestra sierra regional, otra consecuencia de la postergación oficial, el productor se ha visto y se ve obligado a sembrar o instalar mayor área de cultivo, es decir a rozar (talar) bosque, afectando muy gravemente cada campaña, y en forma progresiva, irreversible hasta ahora, el cada día más débil equilibrio de nuestro ecosistema regional. En resumen, estamos – cada día – cavando nuestra tumba y es necesario dejar de hacerlo, salvo mejor parecer, para lo cual es indispensable lo siguiente:
a) Establecer un Programa Regional de Sierra en el cual esté contemplada una política de trabajo coherente destinado a revertir la situación y para lo cual debe inicialmente proponerse:
• Un Plan Regional de Manejo y conservación de Recursos Naturales utilizando la legislación vigente al respecto y mejorándola si fuera necesario.
• Establecer un Canon de Recurso Hídrico superficial de tal forma que se establezca un fondo económico que permita contar con recursos destinados a financiar programas de reforestación y conservación de cuencas.
b) Establecer un Programa Educativo Regional que esté orientado fundamentalmente a formar al educando en lo referente a la administración de una dinámica económica con énfasis en el cuidado del ecosistema que habita.
c) Dotar a las instituciones de estas zonas – ahora subregiones – de la autonomía económica, administrativa, así como el apoyo técnico, para que por fin los serranos tengamos la oportunidad de decidir nuestro destino.
Es hora de que en el afán descentralizador del proceso de regionalización, esta reivindicación, largo tiempo anhelada se concretice.
José A. Patiño Angeldonis
Publicado en Diario El Tiempo, Piura el 11/04/1990