4. Leyes y Desarrollo
4. Leyes y Desarrollo
PATINHOEDICIONES (ARTICULOS PUBLICADOS)
1 Desabastecimiento y Organización
2. Desarrollo Rural y Capacitación”
3. Los Fondos y las Comunidades Campesinas
4. Leyes y Desarrollo
5. Agronomía: 25 años
6. Los Recursos Naturales
7. El Contrabando y los Subsidios
8. Los Subsidios y la Producción Agropecuaria
9. El Agro y la Política del Avestruz
10. Educación y Conciencia Regional
11. La Informatica y el Agro Regional
12. Agro: Dura realidad
13. Democratizar la democracia
14. ¿Respuesta a un pueblo en su anversario?
15. Reivindicacion Urgente Necesita la Sierra
16. ¿Democratizar el gobierno o el estado peruano?
17. Regionalización, Reto y Lección
18. De la frialdad de los números a la frialdad de los intererses
19. La Zona de Tambogrande
20. Huarmaca: Historia y Rencuentro”. Diario El Tiempo. Suplemento SEMANA. 03/02/2002.
21.“Huarmaca: Historia y Religiosidad”. Diario El Tiempo. Suplemento SEMANA.

22. Cuando la mujer toma el chicote -Comité Femenino de Ronda Campesina de San Juan
23. Lo que todo a candidato a presidente no debe olvidar
24. Cinco Opciones para Elegir I
25. Cinco Opciones para elegir II
25. SANTA ROSA Y VILCAZAN
26. Bemoles del FONIPREL
COMPILACION EDITADA/“Elaboración de Metodologías Alternativas para la Formulación del Plan de Desarrollo y Presupuesto Municipal Distrital con Participación Popular”.
ARTICULOS NO PUBLICADOS
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
imagen
Publicado en Diario El Tiempo, Piura 09/04/87

Se han promulgado el pasado 13 de Abril, las leyes de Deslinde y Titulación y Ley General de Comunidades Campesinas, las mismas que fueron motivo, entre otras, de las legislaturas extraordinarias que se han llevado a cabo el presente año en el parlamento nacional.
El propósito de la sanción de estas leyes es acabar con la marginación secular de las organizaciones conocidas hoy como Comunidades Campesinas; marginación que por tanto tiempo les ha imposibilitado el acceso a los beneficios del progreso (educación, producción agropecuaria, artesanal, minera, industrial; salud, etc.). Este mecanismo de marginación fue u recurso mediante el cual se buscó doblegar y someter - lográndolo siempre en mayor o menor grado – a los comuneros a un estado de servilismo, pues, al no estar en capacidad de explotar sus recursos, usualmente éstos pasaron a manos de terceros, convirtiéndose el comunero en recurso laboral barato sin poder beneficiarse en ninguna forma de la explotación de la riqueza de la comunidad.
Pero veamos ahora algunos aspectos de las nuevas leyes sobre las Comunidades Campesinas. La Ley de Deslinde y Titulación consta de 21 Artículos y en ellos se establecen los diferentes mecanismos a los que deben ceñirse las comunidades campesinas para sanear sus posiciones y obtener los títulos de propiedad de las áreas que ocupan.

La Ley General de Comunidades Campesinas, consta de diez Títulos, cuarenta y tres artículos y cinco Disposiciones Transitorias y si bien creemos deja muchos vacíos, comentamos aquí lo que nos parece más relevante:
En el inciso d) del primer articulo dice a la letra que el Estado “respeta y protege los usos, tradiciones y costumbres de las comunidades campesinas.
Propicia el desarrollo de su identidad cultural”.
(En el inciso e) del artículo tercero dice la nueva ley que las comunidades campesinas, en el desarrollo de su vida institucional se rigen entre otros puntos, por “la defensa del equilibrio ecológico, la preservación y el uso racional de los recursos naturales”.
En el artículo cuarto del Título II, inciso a), dice la ley que las comunidades “son competentes para formular y ejecutar sus planes de desarrollo integral: agropecuario, artesanal e industrial, promoviendo la participación de los comuneros”.

Sin embargo, estos aspectos que consideramos vitales para el desarrollo integral y armónico de las comunidades campesinas, no han tenido un tratamiento adecuado en el régimen promocional de la ley, Título Octavo, artículos veintiocho al treinta y nueve, en los cuales se dan medidas promocionales en el orden estricto del desarrollo económico, pero en ninguno de los doce artículos se contempla un aspecto fundamental para consolidar el logro de los objetivos que se propone la ley: la educación.
Y hablar de educación para un sector poblacional importante como son las comunidades campesinas, buscando “propiciar el desarrollo, de su identidad cultural”, no significa como algunos piensan, enseñar a leer y escribir solamente; procesos éstos que pueden desencadenar crisis muy profundas de identidad, cuando no son acompañados de un reforzamiento de la identidad nativa; significa, fundamentalmente, a través del estudio CON ELLOS, revalorar las bondades de su sistema y saberse alternativa de desarrollo de concepción eminentemente socialista, habida cuenta que su sistema ha llevado a los legisladores a establecer que todos los comuneros son iguales en derechos y obligaciones (Art. 3º, inciso a), así como también a establecer límite de desigualdades económicas y por tanto sociales dentro de la comunidad al implementar legalmente restricciones en el régimen de tenencia y uso de la tierra que impiden la diferenciación comunera vía acumulación excesiva de excedentes económicos o utilidades (Título IV, Art. 11º).
Para preservar la existencia de las Comunidades Campesinas y propiciar su inserción real en el curso de la vida nacional es necesario e indispensable su desarrollo económico y creemos que las medidas promocionales pueden hacer que se de un gran impulso en este aspecto, pero, repetimos, no es suficiente. Restablecer, como pretende la ley, el espíritu socialista del grupo comunero – rasgo prominente de su identidad – que estuvo presente en la comunidad primigenia o ayllu y que hoy merced a la penetración cultural capitalista ha sufrido serios trastornos, significa la búsqueda de un sistema adecuado en el aspecto educativo que además facilite el acceso de estos grupos organizados al manejo de conceptos elementales en cuanto a planificación y ejecución de programas de desarrollo integral que contempla la nueva ley.

Dado el contexto legal reivindicatorio, cabe preguntarse si estamos preparados para cumplir con la oferta que tan generosamente hemos hecho a las comunidades mediante éste.
Cabe preguntarse qué haremos para desarrollar su identidad cultural cuando aún no desarrollamos un sistema educativo cuyos contenidos se adecúen a sus necesidades.
¿Qué pensarán los comuneros de la semestralización?.
¿Les servirá para mejorar la percepción de su realidad y sus relaciones con un sistema ajeno a ellos en alguna medida?.
¿Cómo pretendemos propiciar el desarrollo de una identidad cultural que desconocemos y por lo general despreciamos?.
¿Le enseñaremos al comunero a defender el equilibrio ecológico, cuando nosotros mismos carecemos de una cultura ecológica desarrollada y no hacemos buen uso de los recursos naturales?.
Caben tantas preguntas como respuestas son necesarias y deberemos responderlas muy sinceramente sino queremos engañar y engañarnos por más tiempo.
Digamos por último, que para poner en práctica las leyes, hace falta modernizar los instrumentos que hagan posible su ejecución.
De no ser así, la ley se convierte – como suele ser en nuestro país – en una declaración de principios o en sustento de una frondosa e ineficiente burocracia, cuando no en ambas, y no es eso lo que las Comunidades Campesinas requieren para su desarrollo.

José A. Patiño Angeldonis
Publicado en Diario El Tiempo, Piura 09/04/87