2. Desarrollo Rural y Capacitación”
2. Desarrollo Rural y Capacitación”
PATINHOEDICIONES (ARTICULOS PUBLICADOS)
1 Desabastecimiento y Organización
2. Desarrollo Rural y Capacitación”
3. Los Fondos y las Comunidades Campesinas
4. Leyes y Desarrollo
5. Agronomía: 25 años
6. Los Recursos Naturales
7. El Contrabando y los Subsidios
8. Los Subsidios y la Producción Agropecuaria
9. El Agro y la Política del Avestruz
10. Educación y Conciencia Regional
11. La Informatica y el Agro Regional
12. Agro: Dura realidad
13. Democratizar la democracia
14. ¿Respuesta a un pueblo en su anversario?
15. Reivindicacion Urgente Necesita la Sierra
16. ¿Democratizar el gobierno o el estado peruano?
17. Regionalización, Reto y Lección
18. De la frialdad de los números a la frialdad de los intererses
19. La Zona de Tambogrande
20. Huarmaca: Historia y Rencuentro”. Diario El Tiempo. Suplemento SEMANA. 03/02/2002.
21.“Huarmaca: Historia y Religiosidad”. Diario El Tiempo. Suplemento SEMANA.

22. Cuando la mujer toma el chicote -Comité Femenino de Ronda Campesina de San Juan
23. Lo que todo a candidato a presidente no debe olvidar
24. Cinco Opciones para Elegir I
25. Cinco Opciones para elegir II
25. SANTA ROSA Y VILCAZAN
26. Bemoles del FONIPREL
COMPILACION EDITADA/“Elaboración de Metodologías Alternativas para la Formulación del Plan de Desarrollo y Presupuesto Municipal Distrital con Participación Popular”.
ARTICULOS NO PUBLICADOS
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
Mis enlaces favoritos nuevo
Desarrollo Rural y Capacitación
Publicado Diario El Tiempo 05/03/1986, Pág. 06

Existe hoy indudablemente, por parte del gobierno un interés por el desarrollo del sector rural desatendido, olvidado, marginado durante tanto tiempo en nuestro país. Podría decirse que hay hasta vehemencia en lograr este desarrollo, lo cual lógicamente conlleva a una acción inmediata; acción que sin embargo podría acarrear muchos problemas sino se toman las precauciones necesaria. Veamos porque:

El desarrollo rural está en nuestro país, por no decirlo en casi todo, íntimamente ligado a lo que en el aspecto agrícola pueda hacerse, debido a que la mayor parte de habitantes del sector rural viven de la actividad agrícola. Ahora bien, para lograr su desarrollo el gobierno ha propuesto desburocratizar el sector agricultura y hacer que los integrantes de esta burocracia vayan al campo y apoyen la labor de desarrollo rural. Esta ha sido y es una magnífica idea, pero, siempre hay un pero, la idea magnífica se puede trocar en rotundo fracaso sino se implementa adecuadamente.

Acerca de esta implementación veamos lo que nos dice un informe de la Exposición Internacional de Desarrollo Rural (EIDR), Evento central Internacional, realizado en Nueva Delhi, India, hace algún tiempo, cuando señala las limitaciones de los sistemas de gobierno se lee en el informe: “Los gobiernos o sistemas de gobierno no tienen generalmente proyectos eficaces; ni estos están preparados para brindar la ayuda y el apoyo necesario y requerido para afrontar y resolver los problemas del campesinado con menores recursos. (…). Igualmente – sigue la cita – son las actitudes y la moral del personal del gobierno las que en vez de fomentar más bien desfomentan y no incentivan el desarrollo. El atraso de emprender una acción determinante para el desarrollo del campesino pobre, no redunda en beneficio ni en contra del empleado de gobierno; pero si puede determinar una situación de vida o muerte para el campesinado”.

A lo largo de la cita podemos puntualizar aspectos que son fundamentales para la implementación de un proyecto nacional o regional de desarrollo rural auténtico. En primer lugar está lo de “proyectos debidamente preparados”; es decir elaborados técnicamente y no de la perspectiva que para los técnicos pueda ser el desarrollo rural según los conceptos que ellos puedan tener de o que es el desarrollo, sino más bien de los que pueda considerarse, dadas las particulares condiciones del sector rural, como más viable e importante. Esto significa una toma de conciencia por parte de los técnicos para identificar fines, metas u objetivos que no son los que acostumbran, debido esto a que se dan, se ejecutan o se persiguen en universos sociales totalmente diferentes.

En segundo lugar, y no por que sean menos importantes, están “las actitudes y la moral del personal del gobierno para incentivar y fomentar el desarrollo”, esto quiere decir que una vez diseñado el modelo y la metodología el agente del gobierno y aún de cualquier proyecto de desarrollo rural, debe hacer suya la necesidad de ejecución de la acción programada. Si el agente promotor de desarrollo no logra internalizar y hacer suya la necesidad de desarrollar el sector rural, su moral y sus actitudes harán estériles los esfuerzos que institucionalmente puedan imponérsele.

Se plantea entonces una interrogante: ¿ estará capacitado para asumir una actitud y una moral positivas en desarrollo rural un empleado que pasó, digamos cinco años, cumpliendo labores burocráticas que distorsionaron la misión efectiva a la que se debía?. Existen, creemos, los elementos de juicio suficientes para responder en forma negativa dicha pregunta.

Por todo lo planteado consideramos que la recomendación a los gobiernos plasmada en el informe de la EIDR mencionado anteriormente donde se dice que “los funcionarios del gobierno deberán ser entrenados para trabajar más eficaz y efectivamente con las comunidades rurales” debe tener hoy primordial vigencia. De no ser así, se aventura el futuro desarrollo rural, inmolándolo a priori en aras de la ineficacia, con las consecuencias infortunadas para los menos favorecidos que hoy ocupan, por fin, el Inter. s primero de un gobierno.

Piura Marzo 1986
Publicado Diario El Tiempo 05/03/1986, Pág. 06